*Pensando en la Madrugada.*
Es de madrugada y no puedo dormir. ¿Te ha pasado alguna vez que tu mente se pone inquieta? Tienes tantos pensamientos, algunos de temor otros de confianza en que mañana triunfarás, Pero al mismo tiempo esta ahí el pesimismo infundado por la realidad, es que cuando valoras las pocas oportunidades que hay, las ideas caen a tierra tan pesadas como piedras, todos queremos lo mejor para nuestra vida, un buen retiro, una bonita casa con suficiente espacio, Y porque no?, que tengo yo de diferente para no poseer algo así?, y luego mi pregunta la contesta de inmediato el demonio del fracaso, y me hace recordar quien soy, de forma sarcástica dice: mírate eres pobre cuantos años han pasado y sigues esperando el golpe de suerte, eres patético mejor duérmete y olvida ya esos pensamientos con ideas inalcanzables. Y ahí me quedo rezagado vencido en mi propio terreno. Somos tantos en esta tierra que el mundo se ha vuelto una selva de humanos, y todos luchan por sobrevivir, de eso se trata... Imagina que te lanzan en medio de la jungla mas grande de planeta, estas ahí como un árbol parado viendo por todas partes y no sabes que hacer, te sientes perdido y lo único que te queda por hacer es subir por las ramas a lo mas alto y pedir ayuda, ¿y sabes cual es lo mas irónico?.. Nadie te escucha, solo son árboles, no les interesas, ellos viven en su mundo y solo les importa sobrevivir, los demás no cuentan, así es el mundo mi amigo. Una jungla llena de laberintos, todos corren de un lado a otro cada quien vive por su cuenta no hay sensibilidad ni compasión... ¿que hago?.. ¿Me aisló en un rincón y me dejo morir? no lo creo... hay que empezar por vencer nuestros miedos, callar de una vez esa voz demoníaca que nos dice no se puede, hay que intentarlo una y otra vez, si no lo alcanzamos pues hay que morir luchando, si te llega la oportunidad tómala, pero fíjate bien que lo que hagas sea justo y correcto, no actúes por enzima de la ley esa clase de prosperidad siempre termina en desgracia... Más vale el pobre que come su propio pan, que el rico que roba lo que come.