Sábado 8 de octubre del 2011.
*La realidad es otra.*
Como quisiera que las cosas fueran diferentes, pero la realidad es otra. Bastante lejana de lo que se planea, recuerdo que cuando tenia 7 años jamas pensaba que la única persona que me protegía, un día iba dejar de hacerlo, no es que así lo aya querido. Desperté y estaba solo en un mundo lleno de personas extrañas e insensibles al dolor ajeno. Mi mundo cambio dio un giro de 90 grados en cuestión de segundos, es triste estar solo, el mundo se vuelve una jungla donde no encuentras salida. Para un niño de 11 años la vida en la orfandad es bastante difícil, anduve de familia en familia trabajando por un plato de comida. Mi rutina cambio ya no me tenia que levantar a ver que había de comer en la mesa, ahora tenia que despertar temprano para ir a trabajar y así tener derecho a comer y un poco de ropa. Caminando por los prados llenos de vegetación la naturaleza era bien bondadosa me proporcionaba algo de comer y también me alejaba del mundo real, en mi mente solo había sueños, viendo al al cielo pensaba que mas aya de lo que podía contemplar tenia que haber algo mejor, mi corazón decía, un día estará la suerte cara a cara con migo y la atrapare para tomar un poco y así dejar toda esta miseria que me rodea. Quería aprender el arte de vivir. Entusiasmado por querer aprender lo que fuera siempre y cuando se tratara de algo bueno, aquello que me convirtiera en una persona de bien y respetada por los demás. Es lo quería, solo un poco de respeto, no mas desprecios por mi condición, no mas injusticia de los que se aprovechan de la necesidad de los demás, ese fue mi comienzo días duros quizás como los tuyos nada diferente. Pero una cosa se, cuando el ser humano quiere superarse y ser bueno en esta tierra lo logra, nadie necesita la maldad para triunfar solo tienes que proponerte ser de lo mejor hacer la diferencia no ser del monto sino de los emprendedores que llegan ala sima por su esfuerzo y convicción en lo que quieren.
Escrito por Rc.